Recomendados

domingo, 2 de agosto de 2009

JUAN CARLOS WASMOSY

OBRA: CONTRA VIENTO Y MAREA – SE INSTITUCIONALIZARON LAS FUERZAS ARMADAS DE LA NACIÓN
por el Ing. JUAN CARLOS WASMOSY. Ex Presidente y Senador Vitalicio de la República del Paraguay
Editorial Servilibro, Asunción-Paraguay, 2006
Dirección Editorial: Vidalia Sánchez
Supervisión General: Teresa Goossen
Foto de tapa: Dany Adorno
Colaboración: María Carmen del Río Costa y Niti Monti de Barriocanal
-
Podrá obtener mayor información sobre JUAN CARLOS WASMOSY en:
http://www.portalguarani.com/autores_detalles.php?id=621
Podrá encontrar el ÍNDICE del libro en:
http://www.portalguarani.com/obras_autores_detalles.php?id_obras=1562
Consultas: info@portalguarani.com
-
** "Obligado a esperar las condiciones político-militares más oportunas para la toma de una decisión final, acepté pagar ante mis conciudadanos el alto costo político de actuar con cautela. Pero tenía la certeza de que el resultado compensaría sobradamente este desgaste, al que me sometía la determinación irrevocable de consolidar la institucionalización de las Fuerzas Armadas".
** "Debo confesar que en esta difícil encrucijada hubo una voz que nunca me abandonó, que machacaba insistentemente en mi espíritu: la voz del pueblo que me eligió como su mandatario y, en especial, la de esos jóvenes que (en abril de 1996) supieron expresarse sin violencia y sin otro interés que el de defender la democracia".
** "Dios no acepta que el destino de sus hijos sea destruido por humanos, por más temibles que parezcan". – JUAN CARLOS WASMOSY
-
INTRODUCCION: Una vez entregado el Gobierno en agosto de 1998, consideré necesario escribir sobre un hecho de abierta insubordinación ocurrido bajo mi mandato. Me refiero a los acontecimientos que vivimos entre los días 22 y 25 de abril de 1996, cuando se intentó retroceder hacia el autoritarismo mesiánico, de tan doloroso recuerdo en nuestra historia.
** Pero los sucesivos juicios y persecuciones (de sectores políticos, acompañados por cierta prensa) sufridas por mí y por mis colaboradores desde el siguiente Gobierno electo en justas electorales intachables -gracias a la labor del Tribunal Superior de Justicia Electoral que dejé instalado- postergaron el conocimiento de esta parte de mi gestión gubernativa. Me he decidido a escribir este libro, parte de mis memorias, porque lastimosamente en nuestro país se está produciendo un fenómeno singular: las víctimas se están transformando en verdugos y los verdugos se están convirtiendo en víctimas. En breve, espero terminar mis memorias completas.
** El 12 de junio de 1996, en un Mensaje al Pueblo Paraguayo, recordé que las revoluciones devoran a sus hijos. Es también cierto que hay hijos de la revolución que buscan devorarla. Hay hijos de la revolución que, impulsados por ambiciones enfermizas, intentan vanamente contradecir los mandatos de la historia y terminan corrompiendo el sentido de las mayores gestas.
** El 2 y 3 de febrero de 1989, un grupo de jefes militares imbuidos de espíritu patriótico decidió hacerse eco de los sentimientos colectivos de la Nación paraguaya y remover el obstáculo que impedía instaurar la democracia y la vigencia efectiva de los derechos humanos en nuestra patria.
** Sabían entonces que sólo retomaban la antorcha de la libertad, por la que muchas generaciones de héroes civiles y militares habían luchado sin desmayos, inspirados en el ideal de una patria libre y justa. Impregnados por esa patriótica fe, protagonizaron una gesta de reivindicación cívica y militar que contó con el respaldo de la ciudadanía paraguaya y de la comunidad internacional.
** Uno de los jefes de destacada actuación en "La Noche de la Candelaria" (2/3 de febrero de 1989) fue el entonces Cnel. Lino Oviedo. Pero, obnubilado por el éxito de esas jornadas y cegado por obsesiones mesiánicas, inició a partir de entonces su alucinada carrera hacia la cima del poder político, olvidando que las personas rectas, una vez cumplida su tarea de horas álgidas con decisión y coraje, saben regresar con modestia a la paz de su labor cotidiana.
** Ofrezco mi testimonio a mis compatriotas, a los poderes del Estado y a la opinión pública internacional. Así podrán juzgar con conocimiento e imparcialidad el cúmulo de infundios y coartadas difundidas en los últimos años por el cabecilla del putsch militar, en un torpe intento por evadir la responsabilidad de haber atentado contra el orden institucional de la República en abril de 1996, traicionando el espíritu democrático de la gesta de febrero de 1989.
** El libro consta de dos partes: en la primera ("Los sucesos del 22 y 23 de abril de 1996") relato cómo hemos vivido y enfrentado -con el apoyo de la ciudadanía, de líderes políticos y de la comunidad internacional- la insubordinación del entonces Comandante del Ejército, Lino Oviedo, y la segunda ("Consecuencia de los sucesos:..") incluye una cronología de la batalla librada posteriormente en la justicia ordinaria y militar para no dejar impunes estos graves hechos, y reproduce la presentación realizada por nuestro Gobierno ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que culminó con el rechazo -por parte de este alto órgano internacional- a las infundadas protestas del procesado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada