Recomendados

miércoles, 23 de septiembre de 2009

JORGE CORONEL PROSMAN - EL ASESINATO DE SOLEDAD BARRET Y LAS TRAICIONES EN LA LUCHA ARMADA

EL ASESINATO DE SOLEDAD BARRET
Y LAS TRAICIONES EN LA LUCHA ARMADA
Por JORGE CORONEL PROSMAN
Colección NOVOPOLIS – Revista Web de Estudios Políticos Contemporáneos
Arandurã Editorial, Asunción-Paraguay 2009
Ilustración de tapa: “BAILE IMPOSIBLE”, escultura de GUSTAVO BECKELMANN
Informes: info@portalguarani.com
**/**
ÍNDICE
PRÓLOGO: Memorias de luchas que la delación no quebró - ALFREDO BOCCIA PAZ
PRESENTACIÓN – INTRODUCCIÓN
BREVE CONTEXTO POLÍTICO:
. La lucha armada y la nueva izquierda revolucionaria.
. La vida en dictadura
. Coordinación continental
. Los militares - el partido militar y la democracia
. La CIA y la embajada americana
. La iglesia
. El Che Guevara
. Movimientos guerrilleros
LAS TRAICIONES EN LA LUCHA ARMADA EN AMÉRICA LATINA:
· Brasil, Soledad y el Cabo Anselmo // Brasil y sus luchas // La izquierda en el Brasil Soledad y el cabo Anselmo
· Uruguay, Amodio y los Tupamaros Uruguay y su historia // Tupamaros, anarquistas, izquierda Amodio Pérez y la entrega
· El Salvador y la muerte del poeta // El ERP- Salvadoreño // El revolucionario poeta
· Chile, la Flaca Alejandra y el MIR // Chile y la democracia consolidada // La izquierda y el MIR // La Flaca Alejandra y los estragos de la Tortura
· Argentina, el ERP y Monte Chingolo // Perón y la política Argentina // La disputa en el Campo Popular // El ERP - Los últimos guevaristas // El Oso, Monte Chingolo y la traición
· Paraguay, Stroessner y la izquierda // Política y dictadura // La izquierda en la dictadura // Movimiento 14 de Mayo, M14 // FULNA // OPM
CONCLUSIÓN
**/**
PRÓLOGO
MEMORIAS DE LUCHAS QUE LA DELACIÓN NO QUEBRÓ
** Resulta difícil escapar de las celadas que el tiempo y la memoria ponen en el camino de quienes se proponen analizar los hechos y las decisiones de una época pasada sin considerar el contexto social y político que los justifica. Juzgar los años sesenta y setenta con los conceptos de comienzos del siglo siguiente es cuando menos complicado, no tanto por el tiempo que ha pasado sino por el significado que las generaciones dan a los valores por los que valía la pena luchar. Este libro de Jorge Coronel tiene una primera virtud: la de advertir al lector desde las primeras líneas sobre este sesgo inexorable.
** Con tiempos históricos absolutamente diferentes a los actuales, a los jóvenes de aquella época les tocó vivir en un mando polarizado y en el que tenía cabida la utopía de que era posible cambiarlo a través de la entrega personal al ideal de la revolución. El concepto de esa lucha sustantiva, impostergable, comprometida hasta el punto de arrastrar detrás de sí a proyectos de vida, afectos y comodidades familiares explica que tantos, en tantos países, hayan asumido riesgos que hoy serían considerados irracionales en pos de un mundo más igualitario.
** Este libro nos recuerda algunos aspectos de esa lucha revolucionaria y nos introduce en algunas de sus historias, con sus heroísmos y sus dogmas, así como también con sus monumentales errores de evaluación a la hora de calibrar las reales fuerzas del enemigo.
** Sobre esos aciertos y errores, construidos colectivamente, se edificó la vivencia de parte de una generación que honró la vida defendiendo ideales, pero al costo enorme de pagar con frustración y dolor sus equivocaciones.
** Jorge Coronel nos ofrece en este libro una visión particularmente llamativa de ese contexto. Centra su enfoque en los casos emblemáticos de las caídas, las delaciones y las traiciones que golpearon fuertemente a los movimientos insurgentes de Latinoamérica. Tiene el mérito de que esa mirada no pierda de vista las contingencias inevitables en ese tipo de enfrentamientos. Donde hay clandestinidad, existe delación, recuerda el autor. A lo que se podría agregar que esta es hasta lógica cuando existe tortura sistemática. Y los combatientes populares de esos años la conocieron en una dimensión infernal, con la gama de suplicios humanos perfeccionada a su máxima expresión. Basta recordar la cifra de miles de sudamericanos desaparecidos para matizar los juicios que se pueden hacer sobre las conductas humanas.
** Estas páginas, con objetividad y un estilo ameno, nos sumergen en la cotidianidad y peligros de la vida clandestina de los grupos latinoamericanos que se lanzaron a la lucha armada durante los años sesenta y setenta. La lectura se desliza con naturalidad recogiendo una gran cantidad de informaciones y una lúcida descripción del contexto político que marcaba la época. Necesario es decir que, en nuestro país, ha sido muy escasa la literatura publicada sobre estos temas.
** Como ha sido también escaso el conocimiento que se tiene de la figura de Soledad Barrett, una paraguaya singular que entregó su vida en pos del ideal revolucionario. En realidad, Jorge Coronel rinde con este libro un justo homenaje a esa mujer con físico y personalidad notablemente atractivos. Era bella Soledad, pero más cautivante resulta descubrir la integridad de su entrega solidaria. Soledad poseía tina sólida conciencia moral que le impedía permanecer indiferente ante el despotismo y la empujaba a colocarse al lado de los oprimidos.
** Era, después de todo, nieta del escritor anarquista RAFAEL BARRETT, autor de "EL DOLOR PARAGUAYO", esa aguda denuncia de las injusticias que ocurrían en nuestro país. Soledad Barrett murió a los 28 años de edad en Recife, el 8 de enero de 1973. Ha tenido que pasar más de tres décadas para que su heroísmo revolucionario empezara a ser conocido en su país natal. Antes, Mario Benedetti y Daniel Viglietti inmortalizaron en letras y músicas su personalidad cautivante.
** El relato de Jorge Coronel, sin embargo, no se detiene allí. Ya señalamos que había elegido una senda novedosa: las defecciones que ocurrieron durante la lucha por transformar la realidad social. Era inevitable, pues, que junto a la trayectoria límpida de Soledad se trace un paralelo ominoso con la vida de su entregador, su propia pareja, el cabo Anselmo. Se trata de un líder revolucionario odiado por una generación de brasileños, pues fue el delator de sus propios compañeros, llevando a muchos de ellos a un destino fatal.
** Nadie, en el Brasil, conoce su cara. Sigue viviendo, cercano ya a los 70 años, con el rostro cambiado por la cirugía plástica y protegido por la inteligencia de la Marina brasileña y la CIA. El cabo Anselmo dos Santos es solo un espectro que en nada recuerda al joven que encabezó la rebelión de los marineros en 1963 e integró la Vanguardia Popular Revolucionaria, una fuerza de izquierda brasileña sumada a la guerrilla. Soledad, embarazada de cinco meses, fue muerta a raíz de la delación de este hombre que indicó a los militares la ubicación de la chacra de São Bento donde ocurrió la masacre.
** En este mismo estilo, están relatados los casos que siguen. Encontramos allí la historia de Amodio Pérez, el traidor de los Tupamaros que señaló a los militares uruguayos la identidad y paradero de decenas de sus compañeros; la del infiltrado en el ERP argentino que advirtió del ataque al cuartel de Monte Chingolo, ocasionando el mayor desastre bélico de la organización subversiva; de la mítica "Flaca Alejandra", entregadora de varios luchadores chilenos; y la del curioso personaje salvadoreño llamado Roque Dalton.
** El autor deja en claro, sin embargo, que no se puede atribuir a estas claudicaciones la derrota de esos intentos revolucionarios. Esas son contingencias propias de la lucha. El sentido de esa lucha, los ideales que llevaron a una generación a emprender el camino del enfrentamiento armado, subsisten pese a las fulgurantes traiciones. Justamente por eso mismo, es preciso reivindicar la motivación de este libro. Es Luz homenaje a los caídos, a toda esa pléyade de jóvenes que, más allá de sus errores, se convirtió en modelo de generosidad y entrega por lo que consideraban justo.
** Es imposible abordar la realidad de esa época de modo fragmentario. Ese es el motivo por el cual a los jóvenes de nuestros días les cuesta comprender cómo aquellos llevaron hasta consecuencias definitivas la integración de la palabra y la acción; cómo subordinaron hasta el extremo lo individual a la organización.
** Esa lucha, que cambió parte de la historia de esta parte del continente, marcó para siempre a sus protagonistas. Muchos de los que sobrevivieron, mantienen la misma llama de pasión y contribuyen hoy a construir caminos de paz, equidad social y democracia. Han dejado jirones de sus vidas en el esfuerzo por cambiar esa realidad. Frente a la grandeza de los ideales que enarbolaron, puede decirse que los traidores no fueron capaces de detenerlos.
** Este ameno libro de Jorge Coronel, demuestra que es posible bucear en episodios paradigmáticos de traición, como un rescate de episodios poco conocidos, sin caer en el simplismo de señalar los como la única causa de las derrotas. Es también una invitación para profundizar investigaciones similares en luchas populares paraguayas. ** En cualquier caso, es un aporte valioso para que los jóvenes de hoy conozcan algo de la entrega a la lucha de sus antecesores de ayer.
ALFREDO BOCCIA PAZ
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada